Saltar al contenido

Control Parental, te contamos qué es y para qué sirve

¿Qué son los controles parentales y cómo pueden ayudar a los niños a mantenerse seguros en línea?

Dialogar con tus hijos, fomentar en ellos un comportamiento responsable y desarrollar su capacidad digital para que sepan qué hacer en caso de que ocurran cosas malas, son consejos esenciales, pero los controles son un gran primer paso para ayudar a proteger a los niños pequeños, en particular.

Aquí, te contamos todo lo que necesitas saber

¿Qué son los controles parentales?

Los controles parentales son programas y herramientas que permiten a los padres establecer controles sobre el uso de Internet en sus hijos. Son una gran manera de ayudar a evitar que los niños accedan a contenidos inadecuados en línea.

Tipos de controles

Hablar de “controles” a veces puede ser confuso. En esencia, hay tres tipos que los padres deben tener en cuenta:

Los controles a nivel de red se establecen en el concentrador o router, y se aplican a todos los dispositivos conectados a ese concentrador o enrutador (control parental Internet)

Los controles a nivel de dispositivo se establecen en el propio dispositivo, como un smartphone, y se aplicarán independientemente de cómo y dónde se conecte el dispositivo a Internet.

Los controles de aplicación se establecen en la plataforma o aplicación que se está utilizando. Ejemplos de esto serían las configuraciones aplicadas a Google (Control parental Google), o YouTube (Control parental YouTube). Comprueba que estén ajustados en cada uno de los dispositivos a los que tu hijo tenga acceso.

¿Qué es lo que hacen?

Hay muchos tipos de controles disponibles, y te permiten hacer una serie de cosas diferentes, como por ejemplo:

Filtrar y bloquear el contenido que no quieres que tus hijos vean, como la violencia y la pornografía.

Restringir la información que se comparte.

Establecer límites de tiempo para evitar el exceso de uso continuado.

Controlar la hora del día en que los niños pueden acceder a Internet.

Establecer diferentes perfiles para que cada miembro de la familia tenga un nivel de acceso que sea apropiado para cada uno de ellos.

Controles de banda ancha en el hogar

La mayoría de los proveedores de Internet,  ofrecen filtros gratuitos, lo que te permite controlar el contenido de Internet que llega a tu hogar. Esto significa que cualquier dispositivo que se conecte a la banda ancha de su hogar está sujeto a los controles que hayas establecido en tu enrutador o modem doméstico. A veces se hace referencia a estos filtros como “filtros para toda la casa”.

Dispositivos con acceso a Internet

Los teléfonos inteligentes, ordenadores y tabletas, se configuran normalmente con controles preestablecidos para restringir el acceso a contenido para adultos, compras a través del dispositivo y otros contenidos que no deseas que tus hijos accedan. Debes consultar con tu proveedor de telefonía móvil, para estableces qué tipo de controles puedes configurar. (Control parental móvil).

Todas las principales consolas de videojuegos y dispositivos cuental con la opción de establecer controles, por ejemplo, el control parental Ps4.

La mayoría de las consolas de juegos, están habilitadas para conectarse a internet, lo que permite a los usuarios navegar por la web, así como realizar compras dentro del juego y jugar con otros jugadores en línea.

Todas las consolas y dispositivos de juego,  vienen con controles, mientras que las plataformas de juegos en línea como Xbox Live tienen sus propias configuraciones. Algunos te permiten configurar diferentes perfiles con diferentes derechos para cada miembro de la familia.

Motores de búsqueda (Control parental en Google)

Es posible que los niños a veces se encuentren con cosas en línea que son inapropiadas para su edad y etapa de desarrollo cuando navegan por Internet. Los principales motores de búsqueda te permiten configurar filtros, como Google SafeSearch, que pueden ayudarte a bloquear imágenes inapropiadas o explícitas de sus resultados.

Estos filtros no son 100% precisos, pero te ayudan a evitar la mayoría de los contenidos para adultos. También deberías considerar la posibilidad de fomentar el uso de motores de búsqueda adaptados a los niños.

Plataformas de entretenimiento

Si tú y tu familia accedéis al contenido de entretenimiento a través de Internet, también deberías considerar la posibilidad de establecer controles en las plataformas que utiliza. YouTube, iTunes, etc, tienen ajustes de seguridad disponibles. Cada uno es diferente y algunos  como control parental Netflix, te permiten crear perfiles individuales con diferentes niveles de control para que cada miembro de la familia, sólo vea el contenido que sea apropiado para ellos.

Redes móviles

Los operadores móviles te permiten establecer restricciones sobre lo que se puede acceder a través de sus redes. La mayoría se configuran automáticamente para bloquear más de 18 contenidos, y requieren el permiso del titular de la cuenta para cambiarlos. Vale la pena consultar con tu proveedor de telefonía móvil exactamente lo que está y no está bloqueado, y si esto se aplica a tus teléfonos de pago por uso, así como a sus opciones de pago mensual.

Recomendamos que los controles se configuren tanto en el propio dispositivo móvil como en la red móvil (Control parental Movistar).Los controles de la red móvil no se aplicarán cuando el dispositivo se utilice a través de una conexión wi-fi.

En resumen: Entonces, ¿qué debemos hacer?

Los controles de acceso, no son la única solución para mantenerte seguro en línea; es fundamental hablar con tus hijos y fomentar un comportamiento responsable. Sin embargo, los controles parentales, son un primer paso vital para ayudar a proteger a tu hijo en línea, y aquí hay siete cosas sencillas que puedes hacer:

Configura los controles parentales de banda ancha en el hogar:

Utiliza los controles de la banda ancha de tu hogar. (Control parental Internet)

Coloca controles en el sistema operativo

Los sistemas operativos, también disponen, de la posibilidad de establecer controles parentales. (Control parental Windows 10, Windows 7)

Establece controles en su motor de búsqueda:

Anima a tu hijo a utilizar siempre motores de búsqueda adaptados a los niños y activa y bloquea la configuración de búsqueda segura en los navegadores (Control parental Google Chrome), y plataformas que utilizan.

Asegúrate de que todos los dispositivos estén protegidos:

Los accesos restrictivos, deben estar instalados en todos los dispositivos que tu hijo utilice: teléfonos móviles, tabletas y consolas de juegos (tanto domésticas como portátiles).

Configuración de privacidad:

Activa las medidas de seguridad que ofrecen los diferentes sitios; los sitios de redes sociales como Facebook, tienen una configuración de privacidad que te ayudará a evitar que tu hijo vea publicidad inadecuada.

Bloquear ventanas emergentes:

Si realmente sientes una gran preocupación de que tus hijos accedan a contenido inapropiado haciendo clic accidentalmente en los anuncios de las ventanas emergentes, puedes configurar también el control de los mismos.

Encuentra buenos sitios y ponte de acuerdo en ellos como familia que sois:

Hablando con tu hijo sobre sus intereses,  puedes ayudarlo a encontrar sitios adecuados para visitar, y aplicaciones para usar. Revisa estos sitios a medida que se hacen mayores.

Administra su uso y acceso:

Es poco probable que tu hijo te haga saber que está angustiado por algo que ha visto en línea si cree que le quitarás su acceso a Internet, pero puede ser apropiado hacerlo en algunos casos. Debes ser consciente de esto cuando hables con ellos, y hacerles saber que pueden hablar contigo, o con un adulto de confianza cuando lo necesiten.

 

Política de cookies

Política de privacidad

Aviso Legal

Contacto

error: Content is protected !!